Black Mirror: mejorando la experiencia

Etiquetas

, ,

A estas alturas no creo que vaya a descubrir a nadie esta serie, que probablemente sea una de las mejores series de ciencia ficción que se hayan rodado y goza de una difusión y un éxito más que merecidos. Ciencia ficción de la buena, de la que nos plantea dilemas éticos, de la que nos muestra cómo somos al reflejarnos en las ilimitadas posibilidades de la tecnología. Muchos de vosotros la habéis visto ya. Pero, ¿cuántos de vosotros la veríais de nuevo para captar aquellos detalles que se os han pasado por alto? O para reflexionar sobre lo que nos plantea Charlie Brooker en sus retorcidas historias. O para disfrutar de nuevo de unas bandas sonoras cuidadosamente seleccionadas. O revivir momentos inolvidables.

Black

El caso es que el equipo de McGuffin lo ha hecho. Y lo ha hecho brillantemente. Ha dedicado cuatro podcasts, uno por temporada (de entre hora y media y dos horas y media de duración cada uno), al análisis de todos los episodios de la serie. Muy buen planteamiento, con ¡hasta siete! participantes por programa aportando su particular y enriquecedora visión de todas y cada una de las historias, dirigidos por el gran @Tony_Rey, que te hace reflexionar sobre cada episodio y, lo que señala su valor, te dan ganas de volver a verlos. De hecho he participado en tres de los cuatros programas, para lo cual he vuelto a ver los episodios: y me dan ganas de volverlos a ver, quizá no todos, pero sí varios de ellos, con la convicción de que los disfrutaría de nuevo.

Aquí tenéis los enlaces a cada uno de ellos:

t1 toda tu historia

Temporada 1: (Episodios: El Himno Nacional, 15 Millones de Méritos, Toda Tu Historia)

Temporada 2: (Episodios: Ahora Mismo Vuelvo, Oso blanco, El Momento Waldo, White Christmas)

 

maxresdefault

Temporada 3: (Episodios: Caída en Picado, Playtesting, Cállate y baila, San Junípero, La Ciencia de Matar, Odio Nacional)

Temporada 4: (Episodios: USS Callister, Arkangel, Cocodrilo, Hang the DJ, Cabeza de Metal, Black Museum)

Por mi parte, la experiencia ha sido tan buena y enriquecedora que voy a tratar de sacar adelante un podcast propio, pero me gustaría la colaboración de Silvia, con su buen juicio y su dulce voz, y no parece estar por la labor [SEND HELP!! ;D].

Así que, si alguien se preguntaba por qué tardaba tanto en escribir en el blog, esta ha sido una de las razones. Ahora que he pasado por esta puerta interdimensional, tendré que salir y explorar el vasto universo.

USS Callister 450_1000

Nos vemos, oímos o leemos.

 

Anuncios

Tolle, lege (II)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

En episodios anteriores:

Nuestro héroe se había enfrentado a la procrastinación y el estrés para escribir una nueva entrada del blog, con tal ímpetu que la longitud excedía lo humanamente aconsejable, así que decidió repartir la entrada en dos. O más.

¿Serán dos partes o serán más? ¿Leerá por fin A balada do café triste de Carson McCullers o se verá asaltado por otro libro? ¿Progresará en su transformación en ciudadano romano? Y, en ese caso, ¿vestirá con una toga o con el pecho de hojalata? ¿Será patricio, como el amigo de Bob Esponja, o plebeyo como tú y yo?

Aquí comienza… Tolle, lege 2… el desenlace; o no.

 

de qué hablo cuando hablo de escribir

Portada de la edición del Círculo de Lectores. Mencanta.

 

McCullers tendrá que esperar a que termine De qué hablo cuando hablo de escribir, de Haruki Murakami, que es el libro que tengo de mano (no puedo decir que sea el que tengo a medias o el que estoy leyendo, porque siempre tengo varios). Siempre me han resultado muy interesantes los libros de escritores que tratan sobre el tema de la creación literaria. Y el de Murakami está bastante bien, aunque toma un tono algo autojustificativo. Murakami es muy sugerente, pero, y confieso que no he leído mucho de él, me da la sensación de que prefiere quedarse en la sugerencia porque le falta valor para tomar una postura porque no sería capaz de enfrentarse a una posición contraria a la que él propone. Se podría decir que, paradójicamente, al no mojarse, se lava las manos.

el cuento de la criada

También es la portada de la edición del Círculo de Lectores. Y tampoco está mal.

 

Otro libro que tengo pendiente es El cuento de la criada de Margaret Atwood. Seguramente ya conocéis la historia: trata de un futuro distópico en el que los Estados Unidos se han convertido en una teocracia en la que las mujeres son tratadas como si fueran ganado. Evidentemente, está en la lista gracias a la repercusión que ha logrado la serie de Hulu, que ha sido recientemente premiada, pero también porque las críticas sobre esta autora siempre han sido bastante positivas y ya tenía ganas de leerle algo. Aunque éste no lo pienso leer hasta haber terminado los otros dos.

Uno que sí he comenzado y que probablemente siga leyendo alternándolo con Murakami y McCullers es En busca de April, la tercera entrega de la saga Quirke, de Benjamin Black, pseudónimo del escritor irlandés Jon Bainville. A Quirke lo descubrí por el Club Virtual de Lectura de las Bibliotecas Municipales de A Coruña, al cual me apunté a principios de año y cuya primera lectura propuesta fue el segundo tomo de la saga, El otro nombre de Laura. Como no quería comenzar la saga en el segundo libro, tomé prestado el primer libro (El secreto de Christine) en la biblioteca del Fórum y lo leí apresuradamente, antes en busca de April

de comenzar El otro nombre de Laura. Y me gustaron tanto que aquí tengo el tercero. Bainville escribe realmente bien, pero además construye muy bien  sus personajes y logra que, con la excusa de la trama de suspense, sientas verdadera intriga por el desarrollo tanto de esta como de aquellos. Si queréis leer una buena introducción a El otro nombre de Laura, os recomiendo la presentación que preparó Chus, la coordinadora del Club de Lectura. Y, si os animáis, apuntaros al Club, que está guay.

Ya entrando en el género de los libros de ensayo, también estoy leyendo Sobre la educación en un mundo líquido, un libro de entrevistas a Zygmunt Baumann, el pensador que identificó el concepto de realidad líquida, centradas en el campo de la educación. Siempre está bien leer sobre temas profesionales, aunque, como es el caso, toque aspectos que ya son conocidos, como la obsolescencia del sistema educativo o la necesidad de atender a unos sobre la educación en un mundo líquidoestudiantes más heterogéneos que los de las anteriores generaciones. Es un libro ameno y de fácil lectura, asequible para los profanos en la materia, así que si deseas enterarte de qué se está cociendo por el mundillo educativo, puedes asomarte por este libro.

Por cierto, ya que sale el tema de la educación, una de las ideas que me ronda por la cabeza es comenzar un segundo blog de temática profesional (aunque abordado de una manera desenfadada), acerca de la docencia, economía, economía de la docencia, docencia de la economía, indecencia de la economía, indecencia de la docencia… ya me habéis liado. Estaréis pensando que si no tengo tiempo para escribir en éste para qué me voy a meter en otro. Touché. O que por qué no publico directamente las entradas con esos contenidos en Melenalviento… Es que le tengo buscado un título taaaaan molón… Si me meto en este otro charco, os aviso.

También tengo empezado Mitología nórdica, de Enrique Bernárdez. Es un ensayo bastante completo sobre los mitos nórdicos, que compré en plena fiebre por la serie Vikingos. No soy un experto en la materia, pero me parece un trabajo que guarda mitología nórdicabastante equilibrio entre el rigor técnico, el entretenimiento y la pasión de descubrir el mundo de las narraciones mitológicas, con sus particularidades y sus paralelismos, además de ser un libro que ayuda a comprender la historia y cómo la percepción de los hechos históricos y de las influencias entre culturas se ven reflejadas en estos mitos. Claro que el libro estrella en la actualidad a este respecto es Mitos Nórdicos, aunque sólo sea porque proviene de Neil Gaiman, que recoge una novelación de dichos mitos. ¿Tenéis a algún conocido/a que sea fan de Thor o de Vikingos? Pues regaladle por Navidad uno de estos dos libros (o ambos), que seguro que acertaréis. Por cierto, que la última de Thor está muy bien: cañera, muy ochentera (me gustó mucho la banda sonora, rock electrónico vibrante y muy bien encajado), un Thor más vikingo que nunca, con muchos personajes interesantes que (a excepción de la mala malosa Hela interpretada por Cate Blanchett) se desarrollan equilibradamente y, la guinda, Led Zeppelin. ¿Quién podría imaginar que Taika Waititi, director de Lo que hacemos en las sombras, iba a resolver una película tan diferente con tanta soltura? Siento la digresión, pero tenía que echarlo fuera.

Para terminar el post, un libro de la poesía que nunca debe faltar. Este me lo regalé a finales del pasado curso y lo voy disfrutando lentamente, uno o dos poemas a la semana porque me gusta tanto que prefiero dosificarlo. Esto de dosificarlo es una gilipollez que hago sin saber por qué, pero siento que debo hacerlo así y así lo hago. Estoy hablando de Baluarte, de Elvira Sastre, que recientemente ha reeditado Valparaíso, añadiendo varias introducciones, ilustraciones y fotografías. Para mí, es un libro indispensable. Por las emociones que refleja, por la calidad de su factura, por la fuerza que transmite y, especialmente, por la visceral sinceridad que contiene. Es una poesía cautivadora, sugerente, luminosa y actual. Y sobre todo, es la esperaIMG_20171114_203242nza de descubrir que aún se escribe poesía con alma y con calidad. Buscad a Elvira Sastre en Youtube. Leed sus libros.

Descubrí a Elvira Sastre a principios de año. Quería regalar a Silvia un libro de suspense por Reyes (El silencio de la ciudad blanca, de Eva García Sáenz de Urturi) y me acerqué por El Corte Inglés de Marineda City. Estaba curioseando entre los libros de suspense cuando encuentro uno de los pequeños libros negros de la editorial Visor. Se trataba de La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida, de Elvira Sastre. Ni idea de quién era en ese momento. Simplemente, me parecía un título muy sugerente que estaba en la estantería equivocada. Como la caja estaba colapsada por una cola de compradores y debo tener un trastorno obsesivo compulsivo no diagnosticado, me puse a buscar la sección de poesía… que no estaba donde había estado hasta entonces y no la encontré por ninguna parte, así que dejé el libro donde lo había encontrado y, dando por hecho que se habían cargado la sección por las ventas navideñas, indignado (aunque luego descubrí que no había sido así), me fui a la FNAC a por el libro de Silvia.

En la FNAC no tardo en dar con El silencio de la ciudad blanca, tomo el primer ejemplar del montón y precisamente debajo me vuelvo a encontrar el libro de Elvira Sastre. ¿Qué coño hacía allí ese libro? Ha pasado casi un año y no sé describir la estupefacción que sentí al encontrármelo de nuevo, como si me hubiera seguido. ¿Qué estaba pasando realmente? Cogí el libro y me lo llevé (tranquilos, lo pagué). Lo demás se resume leyéndolo, así que: tolle, lege.

Os dejo con un vídeo en que Elvira Sastre lee varios de los poemas que contiene La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida.

Sed felices y haced felices a los demás. Y gracias por leer estas chorradas.

 

Tolle, lege

Llevo sin publicar en el blog casi tres meses. En este tiempo he visto pasar ante mis ojos un buen puñado de temas sobre los que escribir: It, Blade Runner 2049, La seducción, Detroit, Madre!, Thor: Ragnarok… Pero no he tenido tiempo para ponerme a ello. Si queréis referencias acerca de estas películas (y más), os recomiendo un podcast: McGuffin. En su primer programa de la segunda temporada hacen un repaso bastante exhaustivo al cine de lo que va de año, con interesantes aportaciones de colaboradores (no lo digo porque una sea mía). Y los anteriores programas están genial, así que os invito a que sigáis este podcast.

Por mi parte, me gustaría hacer una reseña de La librería, con un vistacillo al cine de Isabel Coixet, pero tendré que ordenar mis ideas antes de empezar. También me habría gustado escribir alguna reseña sobre música (en concreto sobre música clásica), pero le tengo demasiado respeto al tema como para animarme. Aquí también os puedo recomendar la colección de podcasts de Radio Clásica (chapó a RNE por este servicio). Y si os gustan las anécdotas sobre compositores, el programa de Radio Clásica Sinfonía de la Mañana, presentado por Martín Llade (de lunes a viernes a partir de las 8:00h), con su relato inicial, es indispensable. Y una gozada.

Y por supuesto, me habría encantado reseñar algunos de los libros que he leído úlimamente (y terminado de leer). En este sentido, la perdurabilidad de la literatura mantiene viva la esperanza. Quizá, la próxima entrada la dedique a echar un vistazo por encima a todos esos libros en modo de batería de reseñas cortas.

Pero esta entrada no la quería dedicar a lamentarme de las ocasiones perdidas, ni a pregonar futuras reseñas que no sé si llegarán algún día (hay que ser realista sobre el tiempo del que puedo disponer), esta entrada la quería dedicar a los libros que todavía no he leído y que pienso leer en un futuro cercano (o estoy leyendo).  Es un tema extraño hasta para mí. Tal vez esté escribiendo para comprender por qué siento la necesidad de escribir sobre los libros que aún no he leído. Así de barroco estoy.

a balada do café triste

Hasta donde alcanza mi conciencia, fue hace diez días cuando empecé a sentir esta necesidad. Le quería regalar un libro a Silvia y pasé por la librería Moito Conto a ver si había alguna novedad de suspense. Al entrar me encontré con A balada do Café Triste de Carson McCullers, edición en gallego de la editorial Rinoceronte. Y no pude evitar la tentación (que conste que la resistí al entrar en la librería; al ir a pagar el libro de Silvia fue cuando me venció).  Gracias a una amiga,  leí hace más de veinticinco años la edición en castellano, que compartía el volumen con Reflejos en un ojo dorado (era una edición de Salvat, creo) y desde entonces quería conseguirlo. Con el centenario del nacimiento de la autora, Seix Barral publicó de nuevo sus obras, pero separando la edición de La balada del Café Triste de la de su compañero. La verdad es que me eché atrás por ello, pero al verlo publicado por otra editorial me faltó tiempo para lanzarme a por él. Así que ahí está, esperando a ser leído, ojalá que lo sea más pronto que tarde.

¿Alguien ha echado cuentas de la edad que tenía cuando leí por primera vez este libro? Sí, con 18 o 19 años leía (aparte de Stephen King) a McCullers. Pero también a Faulkner, Kafka, Camus, Capote, Hemingway, Yeats, Whitman, Baudelaire, Woolf, Hesse,… Y ahora, ¿qué? Maldita sea, esperando a que Rothfuss publique el fin de la trilogía de Kvothe y rezando porque George R. R. Martin publique Vientos de Invierno antes de que le dé algo, y que por favor la saga de novelas de Canción de Hielo y Fuego no tenga un bajón tan acusado como la serie de televisión. ¿En esto se ha quedado mi espíritu lector? Esa vocecita que me decía, como a San Agustín, “toma, lee”, ha rebajado sensiblemente su paladar sin que me haya dado cuenta. ¿Por qué? Nescio, sed fieri sentio et excrucior*. Tal vez la experiencia me haya cansado de la búsqueda de una compresión del ser humano y del mundo. O puede que el trabajo agote mi capacidad de ocio cultural que no sea estrictamente entretenimiento. Netflix y su obsesión por sacar buenas series cada semana tampoco ayuda. Ni estar enganchado a Skyrim. También querer estar integrado socialmente (pero esto es secundario).

Quizá no exista una única causa. Echemos balones fuera: la sociedad tampoco ayuda, que se ha rebajado sensiblemente el nivel cultural en casi todos los aspectos. De muestra, un botón: por aquel entonces, en las berbenas las orquestas tocaban un poco de todo, desde pasodobles a Leño o Siniestro Total. Hoy es monográfico: reguetón, reguetón y reguetón. ¿La miseria cultural social implica el deterioro cultural personal? Pues si es así, mi vocecilla me está susurrando: “¡Rebélate, rebélate contra la luz que agoniza!” Como decía Ramón Trecet en Diálogos 3, “Buscad la belleza: es la única forma de protesta que merece la pena en este asqueroso mundo”.

Y revelando, revelando… Este post ya tiene 1.800 palabras (vosotros no las véis, pero yo sí), así que voy a dividirlo. Puede que en dos o incluso puede que en tres partes, pero si queréis saber más acerca de los maravillosos libros que estoy leyendo, no os perdáis la continuación… Tolle, lege 2, el retorno. Ya está escrito, así que voy a programar la publicación para el viernes.

Gracias por leer estas tontuneces.

 

 

* No lo sé, pero siento que es así y me atormento. Catulo. Estoy a un latinajo de que me nombren ciudadano romano in pectore… ups…

La Torre Oscura

Etiquetas

, , , , ,

Cuando vi los tráilers de La Torre Oscura (Nikolaj Arcel), me temía lo peor: un festival de efectos especiales y una pésima, pero comercial, adaptación de las novelas de Stephen King. En realidad, la película es entretenida y breve para lo que suele gastar el género fantástico. Y no la puedo considerar una adaptación de las novelas, porque más allá del nombre de algunos personajes y un par de circunstancias, no se ajusta, ni en forma ni en fondo, a las novelas.

la torre oscura

Así, Rolando de Gilead, que Stephen King había concebido como una mala bestia (el propio autor reconoce que tenía en mente al Clint Eastwood de El jinete pálido y los spaghetti westerns), se convierte en un bonachón Idris Elba (qué flojo papel para tan buen actor) que, por ignorancia de las leyes de la física, especulo, ya que Rolando no volaba, convierte trayectorias parabólicas de caída en trayectorias lineales. Walter, el hombre de negro que huía a través del desierto y el pistolero iba en pos de él, es un malo retorcido e intrigante que en manos de Matthew McConaughey se vuelve un malo muy maloso, pero infinitamente más plano que el del libro (aún así, McConaughey le da vidilla al filme). Y que parece ir en pos de Rolando y Jake, al revés de la novela. Quizá Jake sea el personaje más fiel (también es el más simple), pero el metraje no guarda espacio para desarrollar su relación con el pistolero, ni posee la intriga de la novela acerca de cuál es su papel en la historia. Creedme que podría seguir así varios párrafos… que os voy a resumir en un par de líneas: esta película no es una adaptación de la obra; es una demolición pura y dura donde los principales temas de los libros (el debate interno de Rolando entre su corazón de piedra y el afecto de Jake, las profecías y el destino, el Ka y el Ka-tet, el precio de la venganza, la descomposición física y moral de un mundo que “se ha movido”…) desaparecen, junto al estilo épico y sucio original, para crear un producto orientado a un público más infantil que juvenil.

Si uno se olvida de la saga literaria, la película es entretenida pero insuficiente. Pero, una vez que se posee la perspectiva literaria, se convierte en una descorazonadora oportunidad perdida. Habrá que esperar veinte años, y rezar para vivirlos, a que un Nolan u otro equipo más capaz reinterprete la historia y la realce a un nivel digno.

La Torre Oscura comparte este rasgo con otras películas recientes, como si se estuviera convirtiendo en una circunstancia recurrente: en sí ser razonablemente buenas, pero al valorarlas en perspectiva se despojan de gran parte de su bondad. Un ejemplo fue El despertar de la fuerza, pero también lo ha sido la última entrega de El caso Bourne, las sucesivas entregas de Los juegos del hambre, las nuevas entregas de Star Trek o más recientemente, Guerra en el planeta de los simios.

Cosas del azar, mientras termino de escribir esta entrada, en el canal Dark están emitiendo otra adaptación de Stephen King: La Zona Muerta, dirigida por David Cronenberg. Esta sí que es una buena adaptación y una buena película, con Christopher Walken dando vida al bueno de Johnny Smith, que se despierta tras cinco años de coma con la capacidad de ver el futuro.

No sé si alguien se habrá parado a contar, pero está claro que King es uno de los escritores cuya obra ha sido llevada en más ocasiones al cine y la televisión. Con suerte dispar, claro está. Pero entre todas las adaptaciones hay un generoso puñado de buenas películas: Carrie (Brian de Palma), Misery (Rob Reiner), Cuenta Conmigo (Rob Reiner), La Milla Verde (Frank Darabont), Cadena Perpetua (Frank Darabont) o, por supuesto, El Resplandor (Stanley Kubrik) (si bien, de ésta, Stephen King no aceptó la versión realizada por Kubrik). Y otras adaptaciones, a pesar de que no tengan la calidad de las anteriores, se han convertido en referencia, como Salem’s Lot o El Cementerio de Animales.

El caso es que en un par de semanas se estrenará una nueva adaptación de It, otra de las novelas emblemáticas de Stepen King, que ya había sido llevada a la pequeña pantalla como miniserie en los 90, dirigida por Tommy Lee Wallace y con Tim Curry como Pennywise. No era una buena adaptación, pero los aficionados al género de terror le guardan cariño. Espero que la nueva versión cumpla con la novela y las expectativas que han creado sus tráilers. Pero eso ya es cosa de otra reseña.

Su mejor historia

Etiquetas

, , , , ,

Su mejor historia, dirigida por la danesa Lone Scherfig (Italiano para principiantes, Una educación) narra las peripecias de un equipo de rodaje que, en medio del asedio aéreo a Londres en la Segunda Guerra Mundial, trata de sacar adelante una película sobre Dunquerque (¡qué coincidencia!). Pero el Ministerio de Información no quiere una película cualquiera, debe servir a la propaganda del Ministerio tanto para mantener la moral de la población británica (“¡¡Autenticidad y optimismo!!”) como para atraer a la causa a la opinión pública estadounidense, por aquel entonces reacia a que su país interviniera en la guerra.

Su mejor historia

El centro de la historia está narrado desde el punto de vista de Catrin Cole (Gemma Arterton, para mí inolvidable en Byzantium), una joven galesa que encuentra trabajo como guionista y que se hará paso en un mundo dominado por los hombres gracias a su talento. Tanto la protagonista como el resto del reparto, del que hay que destacar a Bill Nighy (Love Actually, Underworld), bordan un relato equilibrado entre drama, comedia y tragedia, bien ambientado y dirigido, cuyo principal tema es la “magia” del cine, entendida como la capacidad de este arte para, partiendo del engaño, ser capaz de despertar emociones en los espectadores. Para los cinéfilos, Su mejor historia es un deleite, en tanto se sumerge divertidamente en el proceso de producción de las películas (narra desde la idea original hasta las reacciones del público) en una época en la que el cine aún poseía un aura de inocencia primigenia, al menos en los espectadores. No como ahora, que vais todos a criticar para dároslas de listillos. Pero también aborda más temas, como la integración de la mujer en el mundo laboral (“Tienen miedo de no ser capaces de meternos de nuevo en la caja cuando esto termine, y se vuelven hostiles” – más o menos), la vida en tiempos de guerra, la pérdida de los seres queridos o el tránsito a la edad madura (seguro que me olvido de alguno más), con una trama de desengaño y amor que, al menos para mí, dista de apropiarse del resto de las historias y sirve para desarrollar correctamente los personajes.

En fin: otra buena película que pasa desapercibida por la cartelera. Sinceramente, no sé qué criterios tienen las distribuidoras y las productoras de cine para la promoción de las películas, pero están fallando cuando producen cintas absolutamente prescindibles (por ejemplo, Siete deseos) y no son capaces de captar a una cantidad razonable de público con películas de buena calidad y con potencial para ser comerciales.

Colossal

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Gloria (Anne Hathaway) es una chica bastante fiestera. Tal vez algo más que bastante. De hecho, ha perdido su trabajo hace casi un año y se pasa la noche (y el día siguiente, también) de fiesta en fiesta por Manhattan. Hasta que su novio (Dan Stevens, protagonista de Legión), ya harto, decide echarla de casa y a ella no le queda más remedio que regresar a su hogar de la infancia, una casa ahora vacía en un apacible pueblo. Allí se reencuentra con Oscar, su compañero de cole (interpretado por Jason Sudeikis, de Cómo acabar con tu jefe y Somos los Miller), que regenta el bar que heredó de su padre y la contrata como camarera.

Hasta aquí el argumento es de comedia romántica, pero la película está dirigida por Nacho Vigalondo (el de Los cronocrímenes, Extraterrestre y Open Windows) y, por decirlo usando una coletilla de moda, no da el perfil de director de comedia romántica, así que la historia se empieza a poner bizarra cuando aparece un monstruo de dimensiones gigantescas deambulando por Seúl. Sí, seguís en la misma reseña. Gloria descubre que está conectada con el monstruo y que, de hecho, puede controlarlo desde el otro lado del mundo: el monstruo hace exactamente lo que ella decide hacer. Y hasta aquí podemos llegar… sin hacer ningún espoiler severo. ¿Es una comedia? Sí, claro. ¿Es un drama? Pues también: sobre todo es un drama; pero no tanto en el sentido de que fuese un dramón y hubiera que llorar, sino porque la esencia de la película se centra en desarrollar al personaje protagonista, que debe enfrentarse a los antagonistas, uno de los cuales es ella misma.

colossal-poster

Es una película que nos cuenta la lucha, en ocasiones cruel e infructuosa, de nosotros mismos frente a nuestros temores más arraigados, las inseguridades que han crecido a nuestro lado desde las etapas más tempranas de nuestra vida. En ese sentido, es Gloria la que lucha contra sí misma. También habla acerca de la necesidad de deshacernos de los sentimientos, las relaciones y las actitudes más tóxicas, propias y ajenas, y superarlas. Y del efecto que tienen nuestros actos sobre las vidas de los demás (esos coreanos… pobrecillos), por insignificantes que nos parezcan nuestros actos. Este es el mensaje principal de este cuento. Y el guión, con momentos de auténtica calidad, sostiene con solvencia dicho mensaje y alguno más. Para mí es una película esencialmente feminista. Lo señalo sobre todo frente al feminismo infantil que ha publicitado Wonder Woman, su compañera de de cartelera. En Colossal, los personajes masculinos ostentan un machismo reconocible, cotidiano, realista, tratando de tomar decisiones sobre Gloria pero sin Gloria (¡15 puntos para Gryffindor por el juego de palabras!), dejando en evidencia el mecanismo subyacente en las típicas comedias románticas simplonas: la salvación de la chica pasa a través del chico bueno. Porque en Colossal es la protagonista la que deberá liberarse a sí misma.

Una referencia ineludible para este filme es la reciente Un monstruo viene a verme, de Juan Antonio Bayona, en la que otro monstruo colosal ayudaba a que un niño asimilara el proceso de duelo por el cáncer terminal de su madre. En la de Bayona, emocionante y lacrimógena, el monstruo pertenece al imaginario del protagonista; sin embargo, en la de Vigalondo el monstruo es real, con consecuencias en la vida real, aunque no pierda nada de su valor simbólico. En ésta, además, la historia es bastante más adulta que la primera, más universal.

Creo que queda claro que me gustó la película. A Silvia le encantó. Cuando una película se queda al margen de los géneros reconocibles, hay que admitir que “puede ser para gustos” y viendo las críticas, tan variadas, pues parece ser que sí va a ser para gustos (y supongo que para amiguetes). Pero hay una cosa que me llama la atención en todas las críticas que he leído de la película, y he leído unas cuantas: ninguna hace referencia al alcoholismo de la protagonista, que es el vórtex de la espiral autodestructiva de su vida. Parece como si quisieran obviar ese tema. Hasta me quedé con la sensación de que este aspecto se suaviza en el doblaje, porque hay momentos en los que la entonación no parece encajar con el lenguaje corporal de la protagonista. ¿Será porque preferimos mirar a otro lado cuando nos presentan un problema? Eso sólo consigue que el problema se haga mayor. ¿Será porque tememos que nos corte el buen rollo de fiesta y evasión? Pues si creemos depender del alcohol para ello, ya tenemos un problema. Mientras no lo afrontemos, seguirá ganando.

gloria alcohol

Siento haberme puesto tan serio. Será cosa de la calor, o será cosa de pasar las solicitudes del fondo de libros y las ayudas. Así no hay quien duerma (por ninguna de las dos razones).

Una última moraleja: en estas aciagas semanas en las que la cartelera parece un yermo, no perdáis la fe; buscad y hallaréis. Estábamos a punto de no ir al cine y Colossal quizá haya sido la mejor película que hemos visto desde Lady Macbeth.

Extras:

  • Making ¿off/of?: He estado a punto de titular esta reseña “Monster Woman” como guiño a Wonder Woman, pero en producción me dijeron que no, que resultaría confuso. Sí, ya les dije que la confusión era parte del estilo, que leyeran el resto de la reseña. Pero no me hicieron caso. Dijeron que no cobraban lo suficiente como para leer la reseña, se conformaban con leer el título. Por eso os quiero tanto: por haber llegado hasta aquí. ¡Hasta la próxima!
  • ¿Sabías que… ?: Otro buen título habría sido Un monstruo viene a ver a Anne Hathaway.
  • Aviso: Se ruega al propietario del vehículo 5764 HDP que acuda a retirar el vehículo… al depósito municipal.
  • Advertencia legal: ningún animal fue lastimado o herido en la redacción de este post. Excepto Turka. Turka quería salir a la calle.
Fuentes de las imágenes: internet, ya sabéis, buscáis en Google y lo que surja.

Titulando

Etiquetas

, ,

Con este calor no hay quien duerma, así que voy a aprovechar el insomnio y escribir una nueva entrada en este blog que tan abandonado tengo. ¡Desde febrero sin publicar! Y yo que cuando empecé quería publicar una entrada por semana. ¡Qué iluso!

Que no haya publicado no quiere decir que no tuviera temas sobre qué escribir. Al contrario, la abundancia de los mismos me ha bloqueado al sentarme frente al ordenador, de modo que escoger tema ha sido la segunda causa de que no haya publicado (la primera, evidentemente, ha sido el trabajo, que ha incluido casi una semana en Barcelona).

Podría escribir sobre los libros que he leído durante esta temporada. Me he apuntado en el Club Virtual de Lectura de las Bibliotecas Municipales de A Coruña y está siendo una experiencia fructífera y enriquecedora, mucho más de lo esperado. En lo que va de año llevamos leídos: El otro nombre de Laura, de Jon Banville (publicado bajo el seudónimo de Benjamin Black), Los caballos de Dios, de Mahi Binebine, Tokio Blues, de Haruki Murakami y actualmente estamos leyendo Nieve, de Orhan Pamuk. La verdad es que me da un poco de reparo escribir sobre ellos, puesto que ya los vamos comentando en el blog del Club (https://ciberclublectura.wordpress.com/) y tengo la sensación de que estaría “traicionando” al Club.

También me gustaría dedicar una entrada-homenaje a la Sinfónica de Galicia (y al Coro), por la (muy) espectacular temporada de 25 aniversario que se han marcado. Tremenda. También me gustaría poseer el conocimiento musical necesario para poder escribir sobre los conciertos con fundamento.

Y, por supuesto, al cine, al bendito cine, que estas dos últimas semanas presenta una cartelera un poco raquítica, pero en las semanas anteriores nos metimos un buen atracón, como si tuviéramos que ver todas las películas que nos interesaban: desde Guardianes de la Galaxia 2 hasta Lady Macbeth pasando por…

Stefan Zweig: adiós a Europa

Dirigida por Maria Schrader e interpretada, entre otros, por Josef Hader en el papel de Stefan Zweig y Aenne Schwarz, el título de esta producción austríaca induce a pensar (al menos, a mí me indujo a ello) que la película trataría sobre el período temporal previo al exilio del escritor, que huyó del nazismo hacia América. Sin embargo, oh sorpresa, la película es un biopic sobre los años del exilio, comenzando con una recepción oficial en Brasil. Tal vez hubiera sido más acertado titularla Stefan Zweig: hola a América.

stefan_zweig_farewell_to_europe-751593963-large

A través de diferentes episodios, va creando una aproximación al pensamiento del escritor vienés, sus opiniones políticas, su actitud ante el auge del nazismo y el fascismo en Europa, su papel como vía de acceso para otros exiliados, su vida familiar, las expectativas que creaba entre la gente que lo acogía…

A pesar de las excelentes interpretaciones y la impecable recreación, no es una película fácil de ver. Y no sólo por los cortes entre los capítulos que compartimentalizan la acción y desestructuran el hilo argumental (esa segmentación congénita en el género del biopic), sino, especialmente, porque para disfrutarla plenamente requiere de conocimientos previos sobre el autor, la época y el contexto político e intelectual. Hay que hacer un esfuerzo por engancharse. Pero merece la pena porque va cobrando potencia hasta una escena final intensa y finamente rodada, con el matrimonio suicida apenas mostrado, pero protagonista, ante el cual se lee la carta de despedida a sus amigos, en la que les desean que puedan ver la aurora (tras la larga noche en la que se había sumido Europa).

stefan y lotte zweig

Y henos aquí de nuevo en el punto de partida: el título original en alemán era Von der Morgenröte (subtitulado Stefan Zweig in Amerika), lo que vendría siendo Antes de la aurora, en clara referencia a la frase de la carta de despedida. Supongo que habrán tomado la traducción directa del título en inglés (Stefan Zweig: Farewell to Europe), sin preocuparse de nada más. Pero bueno, que nada sorprende. Llegó el mayo pasado a las salas de España, a pesar de haberse estrenado ya en 2016. ¿Qué prisa habría? Llegó, supongo que en patera, porque nadie se enteró de que había llegado… Otro día hablaremos de los doblajes… Del respeto al arte, ¿para qué? Somos como somos.

Os recomiendo la opinión acerca de la película escrita por Laureano Araujo: http://praza.gal/opinion/3971/antes-da-aurora-stefan-zweig-en-america/ . Por mi parte, no podría expresarlo mejor.

Venga, un saludo a tod@s, gracias por leer el post y espero que el siguiente no se demore tanto.

 

Diario de un joven médico, de Mijaíl Bulgákov

Etiquetas

, , , , ,

Mijaíl Bulgákov (1891-1940) se graduó en medicina y ejerció como médico antes de convertirse en escritor. De su experiencia como médico novel, en la Rusia rural de los primeros años de la Revolución, se nutren los relatos que componen Diario de un joven médico (Alianza Editorial, 2016; 10,90€ en edición de bolsillo). El tema central es dicha experiencia, pero lo que más llama la atención del libro es la sencillez y la humanidad con que el autor observa a sus congéneres.  Lo cual parece un elemento común en la literatura rusa (al menos, hasta donde he leido, que no es mucho, la verdad). También hay que resaltar la capacidad de abstracción para contemplarse y juzgarse a sí mismo y su trabajo, en unas ocasiones incluso con cierta dosis de humor; en otras, con una clarividencia sobrecogedora, como hace al relatar la adicción a la morfina (de origen autobiográfico). Los relatos que componen el libro guardan imágenes y momentos difíciles de olvidar y uno termina la lectura con la impresión de que el joven médico ha tenido que enfrentarse a su escasa experiencia superando todo miedo o inseguridad, pero que también ha tenido que superar una gama de dificultadas que van desde la climatología hasta la ignorancia de la gente.

diario-de-un-joven-mc3a9dico

No es la obra más conocida de Bulgákov, pues dicho honor lo ostenta El Maestro y Margarita (que, al parecer, inspiró Simpathy for the Devil, de los Rolling Stones (!)), seguida de la muy interesante Corazón de perro, pero sí que es un libro que merece la pena ser leído y disfrutado. Qué pena que un autor como Bulgákov terminara como tantos otros talentos de su época (Grossman, Shostákovich…), condenado a la marginación y al ostracismo, con sus obras convertidas en samizdat (ediciones clandestinas).

Compré el libro un sábado. Silvia estaba en Madrid (como hoy, ¡qué casualidad!) y yo me fui al Marineda a ver Deadpool, que se había estrenado ese fin de semana. Como llegué temprano, me acerqué por la librería del Corte Inglés y lo compré. Principalmente para aprovechar un poco el tiempo mientras no empezaba la película. Y creo que me leí un par de relatos antes de que empezara. Tuvo que ser raro. Un tipo leyendo a Bulgákov mientras espera a que se apaguen las luces para ver la peli del rey de la chimichanga. La seguridad falla -y mucho- en este país.

 

Hace casi cinco meses que no publicaba en el blog. Ha sido una retirada forzada por causas muy dispares: saturación de trabajo, colapso del portátil, razones de salud, … Pero también las dudas acerca de sobre qué escribir y que cuanto más pasaba el tiempo, más temas se me iban acumulando y cada vez la explicación de mi retraso era más compleja. Cuando esta mañana, por fin, me decidí a pasar a la acción, me encontré con esta entrada incompleta… ¡Desde julio! Intentaré aprovechar los carnavales para sacar alguna otra entrada y, de paso, contaros algunas novedades. Y retomar las publicaciones regulares. Un saludo a tod@s y gracias por seguir ahí.

Cómo leer literatura, de Terry Eagleton

Etiquetas

, , , ,

Desde que leí el episodio sobre Interpretación, no dejo de pensar que las cinco plumas de la portada de este libro deben representar las cinco partes en las que se divide: Comienzos, El personaje, Narrativa, Interpretación y Valor. Eagleton se basa en estas cinco dimensiones de las obras literarias para, además de enseñarnos, animarnos a disfrutar de un modo más pleno y profundo nuestras lecturas.

Es un ensayo, por supuesto, pero, en la mejor tradición anglosajona, se olvida de definiciones y marcos teóricos para mostrarnos con ejemplos, ejemplos, más ejemplos y buen humor el valor patente en la literatura. Es un libro que nos impulsa a leer más, pero sobre todo mejor, abriéndonos las puertas a la sensibilidad necesaria para apreciar los matices de los libros que leemos. ¿Qué hay mejor que disfrutar de la lectura de un libro que te hace disfrutar de la lectura de otros libros? Pues eso.

img_20161012_125341

La verdad es que llevo con él casi dos meses. Pero no porque no me apeteciera leerlo, todo lo contrario, sino por la misma razón por la que no he publicado en el blog: los días sólo tienen veinticuatro horas. Durante este tiempo “castigado” sin leer, las pequeñas escapadas a este libro han sido un calmante en pequeñas dosis. Pero al leerlo, no sólo he disfrutado de él, sino de pedacitos de Grandes Esperanzas, Harry Potter, Hamlet,… hasta La Tierra Baldía. Era como encontrarse con un viejo amigo para disfrutar de las pasiones comunes.

Pero las cinco plumas de la portada también evocan para mí los cinco libros que se ha ventilado Silvia en algo menos de un mes. La envidia (sana) que me da es inabarcable. Me recuerda a aquellos tiempos anteriores a las obligaciones laborales, cuando me leía una media de treinta y séis libros al año. Tiempos en los que mi mayor ilusión era vivir en una librería o en una biblioteca (oculto entre los estantes, devorando libros…). Tiempos en los que Silvia no cogía un libro ni por despiste y su respuesta era única para cualquier propuesta: “ya harán la peli” (daba igual que fuera un libro de Stephen King que el Plan General Contable). Mi ritmo cambió por obligación. El suyo, por devoción: le gustó tanto El Ansia (la película de Tony Scott con Catherine Deneuve, Susan Sarandon y David Bowie) que sintió curiosidad por el libro (de Whitley Strieber) que tenía yo en alguna estantería. Y poco a poco se fue enganchando a leer. Ahora está a ritmo de trituradora. Desde su cumple (10 de septiembre) hasta el 10 de octubre, se ha leido cinco libros: El libro de los Baltimore y Los últimos días de nuestros padres, de Joel Dicker, la última entrega de la Trilogía del Batzan, de Dolores Redondo, La musa oscura, de Armin Öhri y Tres días y una vida de Pierre Lemaitre. Dice que a cada cual, mejor. Así que ya sabéis. Vosotros que podéis, id leyendo.

Os dejo con un párrafo del libro:

img_20160825_011139

Hablando en series

Etiquetas

, , , , ,

Nos estamos metiendo un atracón de  series entre pecho y espalda que no puede ser sano.

Empezamos el verano suave, siguendo Outcast y la segunda temporada de Wayward Pines. La primera, de los creadores de The Walking Dead, supone un interesante giro al tema de las posesiones y los exorcismos y, aunque en algunos episodios se hace un poco parada y determinados puntos de la trama se me antojan poco verosímiles, posee un estilo propio, una especie de oscuridad húmeda, y unos personajes que más que presentar muchas caras presentan muchas aristas, consiguiendo que la temporada nos deje intrigados por la continuación. Por su parte, la segunda temporada de Wayward Pines es bastante floja, en sintonía con el final de la primera temporada. Tiene un planteamiento interesante, pero, desde que se se desveló en la primera temporada el secreto del pueblo, el guión no hace más que dar bandazos sin demasiado criterio, con personajes que entran y salen de la trama principal sin demasiado sentido. Aunque entretiene, tengo que reconocer que en numerosas ocasiones lo hace por la mera curiosidad de saber cómo van a salir los guionistas del lío en que se han metido.

Y después de estas dos llegó el maratón de maratones. El primero, Stranger Things. Es la serie de moda y lo es merecidamente. Junto con el PokemonGo, quizá la sensación del verano. De hecho, después de Pokemon y los memes olímpicos, ha sido una de las referencias más utilizadas en las redes sociales. La serie narra, desde ese territorio común de la ciencia ficción y el terror, las aventuras de un grupo de niños en la búsqueda de un amigo desaparecido y tras la aparición de una misteriosa niña de cabeza afeitada, Once, que ha huido de unas instalaciones del gobierno. Toda la serie es un homenaje a los años 80, con referencias a Spielberg, Reiner, Carpenter, Stephen King… Tira de una fórmula repescada recientemente por Super 8 (niños que se meten en un berenjenal que les queda demasiado grande), y para mí demuestra que el problema no es la fórmula en sí, sino si la historia capta nuestro interés o no. Lo malo viene cuando esa fórmula se usa como canon para simplemente vender más de lo mismo.

stranger things gif

Sin dejar que la pelota botara, nos metimos de lleno con Black Mirror, una serie de la BBC con una orientación un poco más adulta. Es una serie de ciencia ficción en la que, en capítulos independientes, se aborda principalmente la relación de la sociedad moderna con los avances tecnológicos. Es ciencia ficción de la buena, no una mera excusa para emplearla de marco para historias de aventuras, sino de la que plantea cuestiones interesantes y nos hace enfrentarnos a nuestra forma de ser y pensar. ¿Podría un ente artificial sustituir a los seres queridos que nos han dejado? ¿Qué pasaría si pudiésemos almacenar todos nuestros recuerdos en una unidad de memoria, recuperándolos a nuestro antojo? ¿Y si pudiésemos  “bloquear” a aquellas personas que nos molestan o con las que no queremos hablar?

A Black Mirror la siguieron la tercera y cuarta temporadas de The Killing. En la tercera, la serie logra recuperar el pulso de la primera temporada que  había perdido en la segunda. Seattle vuelve a ser un ecosistema oscuro y lluvioso, visualmente desapacible e inquietante, donde ningún personaje, ni siquiera los protagonistas, es completamente inocente. La pena es que en el desenlace de esta tercera temporada, los guionistas se meten en un berenjenal que termina condicionando el desarrollo de la cuarta y haciendo que la serie flojee un poco. Si habéis visto la primera, merece la pena completar la serie.

Y para rematar el maratón, Sense8, una serie creada por las hermanas Wachowski y J. Michael Straczynski y emitida por Netflix desde 2015. Ocho personas completamente desconocidas, de ocho lugares diferentes del mundo, tienen una extraña visión de una mujer. A partir de ahí, empiezan a compartir experiencias y sensaciones telepáticamente. Pero una organización gubernamental va tras ellos y no para bien, precisamente (después de la pausa de The Killing, regresamos a la ciencia ficción). La primera temporada de la serie consta de 12 capítulos llenos de buen rollo y mejores vibraciones… y poco más. Estuvimos a punto de tirar la toalla varias veces, porque, aunque nos gustara lo que veíamos, nos quedaba la sensación de que no nos habíamos movido del sitio. Con visión de conjunto, la primera temporada la han dedicado a presentar a los personajes y su situación. Hay episodios en los que apenas pasa nada y la trama no avanza. Aunque soy de la opinión de que no hay nada más pretencioso que calificar algo de pretencioso, debo decir que me parece bastante pretencioso realizar una temporada de una serie basandose en la certeza de que se  continuará la misma en futuras temporadas. Hoy en día hay muchas series y de muy buena calidad. Y algunas se extinguen sin que se sepa muy bien por qué. Esperemos que en la segunda temporada mejore el ritmo.

Entrando en este tema, la verdad es que se agradecen las series que tienen temporadas cortas e independientes. No digo que todas tengan por qué ser así, claro. Pero sí es cierto que las ves con más relax o incluso ilusión que otras que continúan. Por ejemplo, cuando comienzas a ver una temporada de House of Cards, sabes que al final de la misma te van a dejar colgando hasta la siguiente, principal hándicap que posee esta serie. Otras, como Sherlock o Black Mirror, optan por temporadas muy cortas, pero intensas.

Bueno, un saludo a todos. Aquí nos quedamos pensando cuál va a ser la siguiente. ¿Finalizar Dexter? ¿Continuar Hijos de la Anarquía? ¿Daredevil? ¿Jessica Jones? Seguiremos dándonos atracones en serie.